Mensaje Equipo Defe

Querida Comunidad educativa Dalzoniana,


La situación humanitaria que experimentamos desde el último mes de 2019 es una explicación más para darnos cuenta de que la enfermedad es una de las experiencias humanas que expone nuestra más pequeñez, debilidad frente a un virus o cualquier canal de contagio. En muchos casos, es una oportunidad de cuestionarnos para ir de apoco aceptando con esperanza y fe nuestra finitud. En dicha experiencia (a menudo de soledad a la cual nos lleva la enfermedad) se necesita apoyo, fraternidad que se plasmen en la compañía, la cercanía, palabra animosa, visita (que son obra de misericordia desde nuestra perspectiva cristiana).


En la situación viral por el cual atraviesa nuestro país, en particular y la humanidad en general, se reivindica más que cercanía en el autocuidado sanitario (partiendo con las más básicas reglas de higiene). Esto autocuidado, por muy personal o individual que sea, ha de transformarse en la preocupación por el otro, pues cuidándome cuido a otro. De esta forma, la «cuarentena» que exige la no-propagación de Coronavirus (COVID-19) no es ni separación ni lejanía, ni huida de responsabilidad, sino más bien una opción de vida por la vida humana tanto familiar como comunitaria.


Caminando tras las huellas del P. Emmanuel d´Alzon, más nos vale tomar en valor la corresponsabilidad como buen@s ciudadan@s. Por eso, por muy dispersos, o mejor dicho alejados uno del otro, unos de otros en razón de cuidarnos participamos en la vida, en la misión de nuestra comunidad educativa, de nuestra sociedad; en fin trabajamos por el advenimiento del Reino de Dios en nosotros y alrededor nuestro. Parafraseando al padre E. d´Alzon, en cuanto se nos ordene cuidarnos, debemos obedecer porque hacemos lo más grato a Dios.


«Nos invitamos» a que, por nuestra oración confiante a Jesucristo y por la intercesión de la Virgen María, nos hagamos solidarios con los que sufren y apoyemos el esfuerzo de los que trabajan día y noches para combatir y erradicar esta pandemia. Así colaboramos en la venida de un mundo más sano y más fraterno. ¡Dios nos bendiga!


Equipo Defe.