HISTORIA COLEGIO

COLEGIO

En 1998, en nuestra Provincia Andina, (una de las 6 provincias que tiene la congregación Agustinos de la Asunción, a nivel mundial) se comenzó a gestar un sueño: contar con un Colegio de excelencia en Lota. Ese año, ENACAR, la Empresa Nacional del Carbón, inició la venta de activos y terrenos que les pertenecían. Justo antes del último día de la presentación de propuestas para adquirir terrenos,  se enteran que se estaba licitando un sitio irregular de unos 11.000 mts. cuadrados. El Superior provincial de la época Padre Miguel Fuentealba, autoriza a participar en la licitación de ese terreno; se iniciaba así un camino que no estuvo exento de trabas y dificultades.

El año 2000, la Iglesia celebraba un Año Jubilar y la Congregación de los Agustinos de la Asunción, sus 150 años de fundación. Con motivo de este sesquicentenario, la Congregación decidía en la sesión de su Capítulo general de 1999, realizar una serie de  gestos proféticos que fuera un acto de solidaridad con los más pobres. Las diversas Provincias religiosas fueron invitadas a proponer una realización significativa en este sentido.

Los criterios que se debían considerar para presentar estos proyectos decían relación a que esta obra tenía que ir en provecho de los más pobres, que abriera nuevas perspectivas, que mirando al porvenir pudiera tener continuidad en el tiempo, que supusiera un nuevo compromiso de nuestra parte, que fuera llevado a cabo por un grupo y no sólo por una persona para asegurar su continuidad, que manifestara un aspecto de nuestro carisma y que el compromiso no sólo fuera financiero sino humano implicando un cambio en las personas.

En la Congregación se presentaron 17 proyectos: 6 por Europa, 5 por África, 4 por América latina, 1 por Asia y 1 a nivel internacional.  Finalmente fueron seleccionados seis proyectos: uno de ellos la construcción de nuestro colegio.

En este contexto, a fines de ese año 2000, en nuestra Provincia se imprimió y se hizo llegar a las comunidades un tríptico presentando los proyectos que la Congregación asumiría, a fin de solicitar la colaboración financiera de personas e instituciones en la realización de estos seis proyectos seleccionados en beneficio de los pobres y de las jóvenes Iglesias.

El entonces arzobispo de Concepción, Mons. Antonio Moreno Casamitjana, con fecha 31 de marzo de 2001, apoyaba el proyecto ante el Nuncio Apostólico en Chile, el Cardenal Ángelo Sodano, explicitando que el costo estimado ascendía a US$ 1.100.000.- y que ya se contaba  con un aporte fiscal de US$ 500.000.-

Efectivamente, en enero de 2001 el Gobierno de Chile aportaba esa cantidad para la construcción de Establecimientos Educacionales, lo que representaba un poco menos de la mitad del proyecto, pero que permitió completar la primera etapa de la construcción del Colegio.

En mayo de 2001 se comienza a trabajar con una empresa constructora, sin dinero pero con muchas ganas.

Con fecha 4 de junio de 2001 el Superior provincial, P. Miguel Fuentealba, con la firma de sus dos Asistentes provinciales, Padres Héctor García y Ricardo Arellano, solicitan al Superior General la autorización para construir un Colegio de Enseñanza Secundaria en la ciudad de Lota, decisión ya tomada por el Consejo de Congregación del año 2000.

El 4 de marzo de 2002, sin haber terminado la construcción, se comenzaron las clases con 170 alumnos.  Las inscripciones se habían comenzado en septiembre del  año anterior. Y el lunes 25 de noviembre de ese mismo año 2002 se inaugura el Colegio oficialmente.

Atrás quedaban las dificultades y tantos problemas suscitados a través de sus diversas etapas hasta ver coronados los esfuerzos realizados: un Colegio en Lota que ayudara a formar a hombres y mujeres, enraizados en Jesucristo y al servicio de la sociedad. Este Colegio en Lota se define al servicio del desarrollo y la promoción humana de los niños, niñas y jóvenes de la Zona del Carbón, elevando su calidad de vida a través de la educación.

El nombre de la comunidad educativa, corresponde al  Padre Fundador de los “Religiosos Agustinos de la Asunción”, quienes conforman la Fundación Colegios Asuncionistas de Lota que son los sostenedores de este Establecimiento Educativo. Su insignia, es el  escudo de la noble Familia d’ Alzon, cuyo lema es DEA DATI, que significa  “entregados a Dios”,  verdadero carisma  de la  visión educativa de la Congregación Asuncionista.

El Colegio, sustenta el su  Proyecto Educativo en cuatro sellos que orientan su proceso de formación escolar:

– Formación integral  y   valórica

-Carácter inclusivo

-Excelencia Académica.

-Fe católica.

El año 2010, el ministerio nos invita a participar de la primera postulación para la categorización de los COLEGIOS BICENTENARIO, debido principalmente a nuestros resultados en evaluaciones estandarizadas a nivel nacional. Y es así como, en septiembre de ese año,  somos informados de la obtención de dicha categoría. Uno de los 28 colegios a nivel nacional seleccionados, el primero de la provincia de Concepción y el UNICO colegio católico a nivel nacional. Y desde ese momento nos pasamos a denominar COLEGIO BICENTENARIO PADRE MANUEL D´ALZON.

En el año 2016, la Agencia de calidad de la Educación, comienza la clasificación de los colegios en distintas categorías de desempeño tomando en cuenta los resultados de los estándares de aprendizaje  y de los indicadores de  desarrollo personal y social.  De acuerdo a esto último somos  clasificado como un COLEGIO DE DESEMPEÑO ALTO, lo que implica que los resultados de nuestro colegio están por sobre lo esperado de acuerdo a las distintas dimensiones evaluadas y el contexto social de nuestros estudiantes.

Y por último, el año recién pasado hemos obtenido nuevamente la  excelencia académica.  Para la obtención de dicha categoría los establecimientos educacionales subvencionados y de administración compartida, se evalúan siete factores: efectividad, superación, iniciativa, mejoramiento de condiciones de trabajo y adecuado funcionamiento, igualdad de oportunidades e integración y participación de los integrantes de la comunidad educativa. Factores que como institución hemos mejorado.

Actualmente,  y después de 15 años de historia, el Colegio atiende aproximadamente 930 alumnos, desde educación básica (7° y 8°) educación media  (1° a 4° medio) y educación de adultos (1° y 2° ciclo), para ello cuenta con un personal que incluye a 50 profesores y 34 asistentes de la educación. El personal que labora en nuestro establecimiento se esfuerza día a día para lograr el ideal de hombre y mujer  que queremos desarrollar, formar hombres y mujeres de fe, amantes de la verdad, de actitudes abiertas, leales y libres, generosos y desinteresados, creativos y responsables, exigentes consigo mismo y respetuosos de los roles de los demás.

 

 

 

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *